abril 28, 2020

Noticias CEFIS


Aumento de donaciones, más flexibilidad e iniciativas colaborativas: los tres pilares adoptados por la filantropía institucional ante la emergencia.

 

En tiempos de emergencia sanitaria los países se han visto enfrentados a distintos tipos de necesidades: desde la búsqueda de tratamiento para la enfermedad y la adecuada atención sanitaria a los pacientes, hasta las consecuencias económicas que esta emergencia conlleva. En estos momentos de incertidumbre, la filantropía ha demostrado tener un rol fundamental para movilizar recursos en forma ágil para minimizar los efectos de la crisis, articular colaboración entre instituciones y con los Estados, y dar apoyo y visibilidad a aquellos ámbitos y comunidades que quedan relegados.

¿Qué cambios ha incorporado la filantropía institucional en sus estrategias ante la emergencia?

El equipo de Investigación del CEFIS UAI ha identificado una serie de tendencias en el rol de la filantropía a nivel global. Específicamente, destacamos los cambios estratégicos que han adoptado las fundaciones filantrópicas -aquellas que tienen una fuente de recursos para operar sus programas o donar a terceros-, para aportar en forma efectiva en el actual contexto.  A continuación, compartimos tres tendencias relevantes y una selección de casos destacados:

  1. Aumento de donaciones, pese a la baja en los mercados

A pesar de la caída de las bolsas mundiales y, la pérdida de utilidades de las empresas, un amplio grupo de fundaciones y filántropos están actuando como una fuerza social contracíclica, aumentando los recursos para sus donaciones o para sus programas. Ante el dilema de actuar de manera responsable a nivel fiduciario (y mantener los endowments) o bien aumentar el gasto para contribuir a superar la crisis, un amplio grupo de fundaciones ha puesto su misión social por delante de la conservación de su patrimonio.

  • En Colombia, la Fundación Mario Santo Domingo ha hecho público los montos que ha comprometido a tres frentes de esta emergencia: salud, seguridad alimentaria y bienestar y convivencia.
  • En Estados Unidos, la Fundación Familiar Babcock, que trabaja para la superación de la pobreza, ve esta crisis como una oportunidad para profundizar su impacto. Si bien en marzo vieron reducido de US$193 millones a US$150 millones el patrimonio de su endowment, decidieron donar U$16 millones de dólares adicionales a sus 70 organizaciones donatarias con recursos de libre uso para que puedan adaptarse a las circunstancias y fortalecer los apoyos a las comunidades con las cuales trabajan.

  1. Flexibilidad y apoyo a las organizaciones sociales

Millones de organizaciones de la sociedad civil en el mundo proveen servicios a las comunidades más golpeadas por la crisis. Sin embargo, estas organizaciones se están viendo afectadas por la falta de recursos para su operación. Las fundaciones filantrópicas han adoptado un enfoque de partnership con sus donatarias, flexibilizando sus sistemas de donación para asegurar que puedan sortear la crisis y tener un rol relevante en el actual contexto.

  • The Council of Foundations, la principal asociación de fundaciones de Estados Unidos, ha llamado a sus miembros a adherir un compromiso público para apoyar a las organizaciones de la sociedad civil, con más fondos, menos restricciones y mayor flexibilidad, para que puedan sortear la crisis, mitigar los impactos en salud y pobreza de las comunidades que sirven y levantar la voz ante las políticas públicas. A la fecha, 714 fundaciones han adherido a este compromiso, entre ellas, la Fundación Ford que comprometió públicamente aumentar el apoyo de largo plazo y flexible a sus organizaciones donatarias.
  • La estrategia adoptada por The Sillicon Valley Community Foundation ha sido seguido por muchas fundaciones comunitarias de Estados Unidos. Más que concentrarse, ha buscado responder a las múltiples consecuencias de la pandemia, con tres fondos: el primero, destinado a apoyar individuos y familias de bajos recursos afectadas por la crisis; el segundo es un fondo de emergencia para apoyar a las Organizaciones Sin Fines de Lucro (OSFL) cuyas operaciones están siendo afectadas; y el tercero es un fondo para apoyar los pequeños negocios con empleados en riesgo de perder sus ingresos.

  1. Impulsar iniciativas colectivas

La profundidad de la emergencia sanitaria, la incertidumbre de su alcance y las múltiples ramificaciones que tiene como consecuencia, hace imposible que las fundaciones puedan aportar en forma efectiva de manera aislada. Por ello, en distintos países, las fundaciones han sido un motor del impulso a iniciativas colectivas, priorizando la causa colectiva por sobre su posicionamiento institucional, aportando recursos y articulación a esfuerzos que involucran a organizaciones de la sociedad civil y también, en algunos casos, a los gobiernos.

  • La iniciativa Therapeutics Accelerator impulsada por la Fundación Bill & Melinda Gates con la Fundación Wellcome y Mastercard es un trabajo en colaboración con la OMS, el sector privado y el mundo científico con un foco claro: acelerar el tratamiento para el Covid-19 en una solución accesible para países y personas de bajos ingresos.
  • Colombia Cuida a Colombia fue uno de los primeros esfuerzos colaborativos de alcance nacional que han ido multiplicándose en América Latina, con la participación de empresas privadas, organizaciones de la sociedad civil y de fundaciones. En Colombia, la Asociación de Fundaciones Familiares y Empresariales AFE y sus miembros han sido fuertes impulsores de esta instancia. En este país han surgido otras iniciativas colaborativas, como“La Educación que nos une” una estrategia multiplataforma para fortalecer el aprendizaje a distancia impulsada por Fundación Empresarios por la Educación en cooperación con el Ministerio de Educación.

En Chile, han surgido dos plataformas de enfoque colaborativo donde también participan activamente algunas fundaciones filantrópicas.

  • MovidosxChile, la red de coordinación de organizaciones sociales ante catástrofes, se ha re-convertido en una plataforma de donaciones en línea para financiar iniciativas de la sociedad civil que proveen apoyo ante la emergencia sanitaria. La plataforma on line se logró gracias a una articulación entre varios actores, entre ellos, la Comunidad de Organizaciones Solidarias, el BID, la Fundación San Carlos de Maipo y la plataforma de donaciones en línea Clyc.me, con el patrocinio del Ministerio de Desarrollo Social.
  • El sector empresarial, por su parte, ha articulado la cooperación entre empresas, familias empresarias y algunas fundaciones del sector en SiEmpre por Chile desde donde se articula el apoyo a iniciativas de cooperación con el Estado y organizaciones sociales.

La filantropía cumple múltiples roles en una sociedad: moviliza recursos en forma rápida ante necesidades inmediatas, impulsa soluciones innovadoras, articula la colaboración entre distintos actores, y da relevancia a comunidades y organizaciones que quedan relegadas, y promueve la diversidad y el pluralismo de la sociedad civil. La actual emergencia sanitaria que afecta la vida de millones de personas, interpela a la instituciones filantrópicas a desplegar todo su potencial. Los aprendizaje que deje la pandemia servirán para fortalecer los roles de la filantropía y, con ello, esperamos que también un entorno que propicie su desarrollo.

 

(c) Desarrollado por el Equipo de Investigación CEFIS UAI.

Para conocer más iniciativas de la Filantropía ante la Emergencia Sanitaria 2020 en el mundo, recomendamos revisar WINGS, la red global para el desarrollo de la filantropía, de la cual el CEFIS UAI es miembro.