mayo 15, 2017 - LA SEGUNDA, COLUMNA

CEFIS en la prensa


Estudio CEFIS caracteriza visión y práctica de los donantes en Chile.

LA SEGUNDA, COLUMNA
Por MARCELO SÁNCHEZ

Etimológicamente, la filantropía define el amor hacia el género humano, una cualidad asimilable al concepto de altruismo y que implica, por cierto, una donación o entrega.
Asimismo, las donaciones filantrópicas suelen venir de personas naturales y de empresas que financian obras que benefician a millones de personas en el mundo.

En nuestro país existe un importante grupo de entidades filantrópicas, que, más allá de las complejidades, está invirtiendo socialmente y de manera inteligente.

Es por esto que cobra gran importancia el trabajo que está desarrollando el Centro de Filantropía e Inversiones Sociales (Cefis), de la Escuela de Gobierno UAI, que presenta los primeros resultados del Mapeo de Filantropía e Inversiones Sociales en Chile, proyecto de investigación que caracteriza la visión y práctica de los donantes en Chile, realizado conjuntamente con investigadores del Hauser Institute for Civil Society de Harvard Kennedy School y que cuenta con el apoyo de Fundación San Carlos de Maipo, Fundación Reinaldo Solari y Fundación Chile Más Hoy.

Los primeros resultados dan cuenta de que la filantropía institucional (fundaciones legalmente constituidas, con financiamiento estable) crece de manera sostenida, aportando principalmente con programas propios y a través de otras fundaciones u organizaciones receptoras de recursos. Es un sector presente en todo el país, pero con mayor énfasis donde hay más concentración de la población.

Los aportes de este segmento se concentran en educación, arte y medio ambiente, y un bajo porcentaje hace uso de los beneficios o franquicias que dispone la ley. Llama la atención que mayoritariamente (65%) sus intervenciones se evalúan buscando generar resultados y evidencia de impacto comparable, lo que es claramente diferenciador de otros segmentos de organizaciones sociales y, por cierto, del mismo Estado.

Son estas fundaciones las que aportan al desarrollo de métodos y capacidades a la inversión en investigación y tecnología, a la evaluación y a la selección inteligente de programas con evidencia, a la promoción de buenas prácticas de organización y transparencia entre otras organizaciones, y a muchos otros aspectos que hacen más fértil la acción solidaria en nuestro país.