agosto 9, 2015 - EL MERCURIO, ECONOMÍA Y NEGOCIOS

CEFIS en la prensa


La ciudadanía prioriza a la salud como el destino más importante que debieran tener estos aportes.

EL MERCURIO, ECONOMÍA Y NEGOCIOS

El 60% de los ciudadanos valora el aporte que pueden hacer los empresarios en materia de donaciones sociales y filantropía, visión que se acentúa en grupos específicos de la población, como el estrato socioeconómico C1 y el D y los jóvenes entre 18 y 34 años. En contrapartida, es minoría (37%) la visión de quienes estiman que este es un rol exclusivo del Estado.

Estas son solo parte de las conclusiones a las que arribó un estudio sobre filantropía y donaciones que elaboró el Centro de Filantropía e Inversiones Sociales (CEFIS), que depende la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI), a cargo de Magdalena Aninat.

Los datos fueron levantados durante julio a través de encuestas cara a cara y telefónicas. El universo fueron chilenos, mujeres y hombres mayores de 18 años, habitantes de 73 comunas urbanas con más de 50 mil personas, representantes del 70,9% de la población del país. Fue aplicado por Cadem.

Con esta nueva encuesta ciudadana, el Cefis pudo develar en qué puntos coinciden y en cuáles discrepan las personas respecto de la visión que tienen los propios empresarios de sus donaciones sociales y filantropía. Esto porque hace un mes el mismo centro dio a conocer un primer estudio enfocado esa vez en lo que opinan los mayores grupos económicos de Chile y los altos patrimonios sobre sus propias donaciones.

El tema en que se produce la mayor diferencia de visiones es en el destino de los aportes. Ante la pregunta, mayoritariamente las personas priorizan la salud como el principal destino que debieran tener las donaciones (congrega el 38% de preferencia cuando se les hace nombrar su primera opción). Para los empresarios este tema solo estuvo en el quinto lugar de las preferencias (con el 10%). Su primera opción es la educación y en segundo lugar ubicaron a la cultura, mientras para la gente esta última opción es la séptima en importancia y solo con el 3% de las menciones (ver infografía). Además las personas consideran también como ítem la protección al medioambiente (5%), mientras los empresarios ni lo mencionaron en el anterior estudio. Donde sí hay coincidencia es en educación, destaca Magdalena Aninat.

Del mismo modo, hay un segundo tema en que se observan matices entre unos y otros: mientras en el primer estudio se develaba que los empresarios creen que las donaciones son una práctica generalizada, este segundo estudio muestra que las personas estiman que empresas y empresarios realizan aportes “bajos” o “muy bajos”. Así lo estima el 58% de la gente cuando se le consulta por el aporte que hacen los empresarios, y el 53%, cuando se le consulta en el caso de los aportes que hacen las empresas.

Al desglosar quienes tienen esta visión por segmentos de la población, se observa que es el grupo socio económico C1 el más crítico. El 70% de este grupo estima que los empresarios hacen bajo o muy bajos aportes. Y respecto de las empresas, el 63% del C1 lo estima así.

Por otro lado, la mayoría de la gente (65%) cree que si aumentaran las donaciones mejoraría la imagen pública de los empresarios.

Dados estos resultados, Magdalena Aninat estima que hay una oportunidad, pues hay una aceptación y acogida de la ciudadanía a los aportes que pueden hacer los empresarios en temas sociales, particularmente, en educación, en momentos en que este tema es foco de debate en el país.

Hay otros datos del estudio que muestran bastante dispersión de visiones entre la propia ciudadanía: la mitad de las personas (50%) está en desacuerdo con que los empresarios puedan descontar impuestos ante este tipo de aportes, pero el 43% está de acuerdo. Y hay varias opiniones respecto de desde dónde deben provenir los recursos: el 42% opina que de la empresa, mientras el 36% del patrimonio de los dueños y el 14% cree que de ambos.

Revisa la publicación original aquí.

Conoce los resultados del estudio aquí.